STRANGELAND

Me encantan las biografías de mujeres. Me hacen sentir parte de algo que a veces parece que no existe, o que no importa. Pero Strangeland no es una biografía; es más bien un vómito, un desnudo, un diario íntimo expuesto al mundo y totalmente exento de la autocensura que quienes nos criamos con la culpa judeocristiana aplicamos hasta a los textos que nadie más que nosotras leerá jamás.

strangeland

El libro se divide en tres partes: Motherland, Fatherland y Traceyland. En Motherland conocemos a una Tracey Emin que habla un idioma inventado con su hermano mellizo al que adora hasta la sangre, su infancia y su adolescencia en el Reino Unido. En Fatherland la acompañamos a Turquía y exploramos su relación con su padre, y en Traceyland entramos en esa patria que es uno mismo, ese país hecho de nuestros propios sueños, recuerdos y esperanzas.

emin

Astrup Fearnley Museet, Oslo, 2013

 

Como en toda su obra, Emin habla de su intimidad sin ningún tipo de filtro. Tal vez por eso no le hace falta hablar de arte. Ya habíamos estado en su cama, ahora gracias a Alpha Decay y a la traducción de Ismael Attrache podemos entrar en sus recuerdos.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: